jueves, 4 de febrero de 2016

MESA SHABBY


Os acordáis de estas sillas, pues se adquirieron para acompañar una mesa de castaño, pero que contaba con un pequeño problemilla en el sobre. Este no era bueno como las patas, era chapa de castaño con un grueso barniz de poliéster imposible de levantar. Es un acabado muy común en los 60 y aunque resistente resulta muy artificial.



Mi idea original era acabar el sobre de la mesa en madera pero con este panorama imposible, así que me decanté con dejarla toda blanca y con los cantos gastados, combina a la perfeción con el amarillo de las sillas y puede dibujarse preciosa sobre una pared tonos grises.




Ahora falta el aparador que completa el comedor, y suelto la idea de unas sillas Luis ghost con brazos de Philippe Starck en las cabeceras, quedarían perfectas sin recargar.

Ahí lo dejo....


3 comentarios:

  1. Pero que bonita ha quedado la mesa, mucho mejor en blanco.
    Besitos!

    ResponderEliminar
  2. crero que es una solucion perfecta y ademas va quedar un comedor de lujo, podo precioso la mesa en blanca me gusta muchisimo,besss

    ResponderEliminar
  3. Me gusta mucho la combinación de la mesa y las sillas, creo que al ser la mesa blanca resalta todo el conjunto mucho mas.
    Besos

    ResponderEliminar