lunes, 12 de diciembre de 2016

COMPÁS NAÚTICO

Mirar que preciosidad de compás, ya no se usa para navegar pero quedará de recuerdo en su caja de madera.

Llegó con el metal sucio, el agua turbia y una tremenda burbuja de aire.
Estos compases son de bronce, sin piezas de hierro que puedan marear los imanes, asi que la tornilleria es blanda y hay que manipularla con cuidado.

Al abrirlo se comprobó que la pintura del mortero (así se llama el cuerpo) estaba deshecha y las juntas inservibles. La rosa de mica también se iba desconchado, así que tocó buscar suministros.

Una vez limpia, con la rosa y las juntas nuevas, se rellenó con la mezcla de agua destilada y alcohol que suele llevar este tipo de compás. Este es el proceso más latoso, pues no debe de quedar aire en su interior, pero con la yuda inestimable de mi padre, que es el entendido en estas lides, la llevamos a buen puerto.

Ando entre baúles,máquinas de coser y aparadores, no me olvido de nadie, poco a poco todo va saliendo.

4 comentarios:

  1. Mamen que alegria verte otra vez por aqui,un trabajo precioso
    Aprovecho para desearte Felices Fiestas

    ResponderEliminar
  2. Una restauración fabulosa, Mamen. Gracias por compartir.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Hola Mamen!!!

    Increible como lo dejastes!!!! Una reliquia

    Muchos besos

    ResponderEliminar
  4. Espectacular, como siempre, Mamen. Un placer seguir de cerca tus trabajos.
    Un abrazo con mis mejores deseos para el 2017.

    ResponderEliminar